Translate:

Dada la reciente incertidumbre general derivada del COVID-19, incluyendo los acuerdos y decretos publicados en torno a este tema, estamos proporcionando medidas prácticas que pueden implementarse para reducir contingencias.

¿Qué ha cambiado?

El 31 de marzo de 2020, la Secretaría de Salud Federal emitió un acuerdo que establece nuevas medidas para hacer frente a la emergencia nacional sanitaria por causas de fuerza mayor determinada por el Consejo de Salubridad General. Este acuerdo incluye la suspensión inmediata de actividades no esenciales del 30 de marzo de 2020 hasta al 30 de abril de 2020 ("Periodo de Suspensión").

Dichas medidas son de carácter obligatorio en toda la República Mexicana y tienen por objetivo combatir la dispersión y transmisión del COVID-19.

¿Qué significa esto para ti?

Durante el Periodo de Suspensión las actividades no esenciales deberán suspenderse de forma inmediata.

Conforme al acuerdo, se consideran como actividades esenciales:

  • Aquellas que de manera directa son necesarias para atender la emergencia sanitaria, como son las actividades de la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sistema nacional de salud. También los que participan en su abasto, servicios y proveeduría, entre las que destacan el sector farmacéutico, tanto en su producción como en su distribución (farmacias); la manufactura de insumos, equipamiento médico y tecnologías para la atención de la salud; los involucrados en la disposición adecuada de los residuos peligrosos biológicos-infecciosos (RPBI), así como la limpieza y sanitización de las unidades médicas en los diferentes niveles de atención;

  • Los sectores considerados como esenciales para la economía, tales como financieros, el de recaudación tributaria, distribución y venta de energéticos, gasolineras y gas, generación y distribución de agua potable, industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, mercados de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados; servicios de transportes de pasajeros y carga; producción agrícola, pesquera y pecuaria, agroindustria, industria química, productos de limpieza; ferreterías, servicios de mensajería, guardias en labores de seguridad privada; guarderías y estancias infantiles, asilos y estancias para personas de la tercera edad, refugios y centros de atención a mujeres víctimas de violencia, sus hijas e hijos, telecomunicaciones y medios de información, servicios privados de emergencia, servicios funerarios y de inhumación, de almacenamiento y cadena de frio de insumos esenciales, logística (aeropuertos, puertos y ferrocarriles), así como actividades cuya suspensión pueda tener efectos irreversibles para su continuación.

  • Aquellas relacionadas a la conservación, mantenimiento y reparación de infraestructura crítica que asegura la producción y distribución de servicios indispensables (agua potable, energía eléctrica, gas, petróleo, gasolina, turbosina, saneamiento básico, transporte público, infraestructura hospitalaria y médica de primer nivel, entre otros más que pudieran listarse bajo esta categoría).

Los centros de trabajo que desarrollen actividades esenciales, podrán continuar operando, siempre y cuando: (a) los patrones no permitan a los empleados llevar a cabo reuniones o congregaciones de más de 50 personas; (b) los patrones den cumplimiento y requieran a sus empleados dar cumplimiento a las medidas sanitarias emitidas por la Secretaría de Salud Federal; y (c) los patrones no utilicen el trabajo de personas vulnerables (mayores de 60 años de edad, en estado de embarazo o en puerperio inmediato, con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes, mellitus, enfermedad cardiaca o pulmonar crónicas, inmunosupresión, insuficiencia renal o hepática), independientemente de si su actividad laboral se considera esencial.

Terminado el Periodo de Suspensión, la Secretaría de Salud, Secretaría de Economía y Secretaría del Trabajo y de Previsión Social, emitirán los lineamientos para el regreso ordenado, escalonado y regionalizado a las actividades laborales, económicas y sociales.

Medidas a tomar

Conforme a dicho acuerdo las empresas deberán implementar las siguientes medidas:

  • Confirmar si las actividades de la Empresa encuadran dentro de la definición de actividades esenciales.
  • Implementar un plan formal de comunicación para estar en posibilidad de informar a sus empleados sobre los efectos de la suspensión.
  • Negociar y formalizar convenios con los trabajadores y/o sindicato en relación al pago de la compensación que será cubierta durante el Periodo de Suspensión.
  • Dependiendo de la compensación que la empresa pague a sus trabajadores durante el Periodo de Suspensión, se deberán analizar las repercusiones en el pago de cuotas obrero- patronales y la presentación de avisos respectivos ante el Instituto Mexicano del seguro Social ("IMSS") e Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores ("INFONAVIT").
  • Aquellos empleados que puedan continuar laborando de forma remota, deberán recibir el pago total de su compensación.
  • Revisar los decretos emitidos por las autoridades locales competentes que impacten las operaciones de la empresa.
Explore More Insight